Sola

Estándar

Acababa de salir del trabajo, tarde, como siempre, pero estaba contenta por todos mis logros en el nuevo proyecto. Me sentía ilusionada con lo que ello podía aportar a la humanidad: ¡el avance a nivel tecnológico sobrepasaba la lógica!

La luz ya había dejado paso a la oscuridad que era solo interrumpida por la tenue iluminación de algunas farolas, las cuales parecían indicarme el camino hacia el aparcamiento, como si se tratasen de los indicadores de una pista de aterrizaje.

16331093451_8e185ba026_z

Bajo el sutil resplendor que surgía de uno de los focos situados en lo alto de la parte trasera del edificio, aguardaba mi nuevo y reluciente coche. En la oscuridad era imposible apreciar el precioso azul cobalto, oscuro y metalizado, de la carrocería. La decisión del color había sido muy meditada. Mi sentido de la responsabilidad me decía que la mejor elección era un color claro, fàcilmente visible, tanto para los otros coches, como para los peatones. Pero fue llegar al concesionario, ver ese color en un modelo de la exposición y enamorarme perdidamente.

La tarjeta que me daba acceso al laboratorio aún seguía colgando del bolsillo de mi camisa, por donde asomaba mi apreciado bolígrafo de plata. Había sido un regalo de mi abuelo el día en que me gradué. Siempre recordaré su sonrisa al entregármelo, se podía vislumbrar en sus ojos la alegría y el orgullo que sentía.

3427833409_dd9cc942bb_z

Llevaba las llaves en la mano, y el dedo pulgar encima del botón que accionaba el mecanismo de apertura. Estaba a punto de presionarlo, cuando una presencia a mis espaldas me hizo parar en seco… Me giré rápidamente, pero ya era demasiado tarde, esa presencia me había asaltado y pude notar el tacto de sus guantes de cuero encima de mi boca. Al instante, caí inconsciente, a causa seguramente del cloroformo, u otra sustancia similar, que empapaba un pañuelo de algodón.

Cuando desperté, me encontraba en el suelo de una especie de zulo oscuro y húmedo, me sentía aturdida y había perdido la noción del tiempo. Mi ropa había desaparecido y ahora llevaba una bata de hospital de un color indeterminado, de esas que son abiertas en la parte trasera.

14472851175_b065698757_z

Me sorprendió un fuerte dolor en el costado derecho y me llevé la mano instintivamente hacia allí. Pude palpar, con gran temor, una cicatriz reciente, burdamente cosida… ¿Pero qué me habían hecho? ¿Cómo podía salir de allí? ¿Qué me pasaría ahora? Un terror irracional se apoderó de mí y el inconsciente me llevó de nuevo…

@lidiacastro79

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s