Cuaderno de bitácora perdido III

Estándar

Diario de abordo:

Día 129 de mi travesía en solitario por aguas abiertas.

Con el corazón en un puño e intentando ayudar a mi descompuesto barco a virar con la ayuda de un improvisado remo, me dirijo hacia la misteriosa isla.

¿Qué me deparará el destino? Los latidos de mi corazón fatigado cada vez son más fuertes a medida que voy acercándome a ese deseado y desconocido lugar.

La baja marea provoca que mi velero quede encallado a unas cuantas millas de la orilla… ¡Tendré que nadar! Cojo el trozo de mástil partido, con el que me he ayudado a remar, y lo uso a modo de soporte flotante.

21156366640_797e65af2e_z

El agua se me antoja más cálida, supongo que debido a que hay poca profundidad, y el tacto de la arena bajo mis pies cansados es como un suave masaje reparador. El hecho de pisar tierra firme me supone un alivio enorme después de tantos días sobreviviendo a flote y tengo la sensación de volver a controlar la situación. Una situación que se me había escapado por completo de las manos, hacía solo 48 horas atrás mi sino estaba en manos del mismísimo Poseidón.

En cuanto llego a la orilla, después de mucho esfuerzo y sacrificio, casi sin respiración y arrastrando los pies por la arena blanquecina, me derrumbo sobre mis rodillas y dejo caer los brazos a mis costados, como si su peso fuera demasiado para poder soportarlos en alto. No puedo evitar que la emoción me invada y mis ojos se llenen de lágrimas. Lágrimas un tanto amargas, por no conocer qué pasará a continuación, pero también de alegría, ya que sabía que mi salvación ahora era una posibilidad y no un sueño.

6756756919_18bacccfaa_z

Abandono el remo en la playa y me adentro en la espesura de palmeras, arbustos leñosos y otras especies florales como hortensias, camelias y orquídeas profusamente coloridas. Todo a mi alrededor me transmite una sensación de estabilidad, cierro los ojos, inspiro profundamente y una fragancia fresca y muy agradable llena mis pulmones. Y entonces escucho un rumor, entre la multitud de sonidos procedentes de los “habitantes” del lugar. Estoy segura de que hay cerca una fuente natural de agua. Voy avanzando, haciéndome paso con ayuda de mis mutiladas manos y con cuidado de no hacer ningún paso en falso. Me gusta haber recuperado el equilibrio y no quiero perderlo. El rumor se hace cada vez más notable y sonoro. Nunca hubiera imaginado lo que me aguarda detrás de las increíblemente grandes hojas de un arbusto verdoso. Un pequeño salto de agua se puede vislumbrar a media distancia, rodeada de más vegetación, si cabe. ¡Agua dulce! Estoy salvada… al menos, de momento.

14608900831_2b20846c66_z

@lidiacastro79

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s