En la soledad del laboratorio

Estándar

El ambiente en el laboratorio estaba bastante cargado, como solía ser habitual. El personal que se ocupaba de la limpieza del edificio anexo a la facultad de ciencias, tenía vetada la entrada en él, pues las investigaciones eran demasiado importantes para los estudiantes que se jugaban la nota del final de proyecto. Y además eran realmente caras, como para arriesgarse a perderlo todo por un descuido desafortunado.
Las partículas de polvo suspendidas en el aire eran fácilmente visibles gracias a los rayos del sol que se colaban por los porticones entreabiertos de las ventanas. Hacía un día espectacular ahí fuera, el sol resplandecía y el canto de las golondrinas acompañaban esa idílica jornada de domingo. Pero yo, como siempre, prefería enfundarme mi burda bata blanca y encerrarme en aquel espacio solitario para avanzar mi investigación.

image

Mis compañeras de residencia debían de estar ya en la piscina del campus, disfrutando del calor recién estrenado. Las podía imaginar sin problemas: tumbadas en sus coloridas toallas, luciendo sus minúsculos bikinis, ante la mirada ávida de los estudiantes de primer año. Pero a mí no me atraía, en absoluto, formar parte de ese anodino espectáculo. Ya habían intentado, en balde, convencerme de tomarme el día libre y acompañarlas. Pero había declinado hábilmente su invitación, alegando que llevaba un retraso considerable en la investigación y me debía a una fecha límite dado el carácter de la beca que me habían concedido.

image

En realidad, no llevaba ningún retraso, la investigación iba según el calendario previsto, pero es que realmente no me apetecía tener que salir y socializar con los demás miembros de mi especie. Prefería la compañía de los hongos, que crecían a buen ritmo dentro de las translúcidas cajas petri desde hacía semanas. Mis callados microorganismos apreciaban el silencio y la calma tanto como yo. A veces era imposible saborear el silencio en todo su esplendor, pues los ruidos del exterior de un día normal, se solían escuchar de fondo, a modo de música de ascensor: sin sentido, pero inevitable.
Para acallar la algarabía manifiesta, optaba por la música clásica (bien alta). Pero nada de auriculares, ya lo intenté una vez y el hecho de llevar el cable colgando por encima de la bata no fue muy adecuado, por no decir que estuve a punto de tumbar dos probetas con él. Así que, preferí escuchar la música procedente de mi móvil, aunque el sonido no era el óptimo, pero cubría cualquier ruido externo.
Mi investigación se basaba en el estudio y análisis de la diversidad micótica de las islas oceánicas. Disponía de seis meses para tal estudio y ya había consumido cinco de ellos. Me dispuse a observar en el microscopio las nuevas muestras, mientras de fondo disfrutaba del Canon en D de Pachelbel, una de mis melodías preferidas y que más inspiraban mis sentidos.

image

Sentada en el alto taburete iba apuntando los resultados en mi bloc de notas, sin levantar la vista del visor. Cuando un estruendo a mi espalda me asustó con desmesura. Solté el bolígrafo e instintivamente salté del taburete. A simple vista no podía verse nada fuera de lugar. El sonido había procedido de uno de los armarios refrigerados donde se guardaban las muestras. Así que me acerqué con recelo y abrí la puerta con suma cautela, pues no era la primera vez que algún estudiante inexperto dejaba con prisas sus muestras y al abrir la puerta se precipitaban al suelo.
Estiré de la palanca que accionaba el mecanismo de la puerta y di un respingo hacia atrás al ver que una de las muestras había multiplicado su tamaño y había roto el recipiente de cristal que lo contenía. El crecimiento anormal de ese organismo era algo insólito,  por no decir que se había adherido a las paredes del armario y parecía que se estaba alimentando del resto de las muestras… ¡Era inaudito! ¿Estaría frente a una nueva especie sin clasificar?

@lidiacastro79

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s