La despedida

Estándar

Se había prometido a sí misma no llorar, pero llegado el momento, la necesidad irrefrenable de sacar el peso que llevaba en su pecho fue más fuerte que su promesa. Se quedó unos instantes en el patio, iluminada tan solo por la luz de un farol. A través de sus lágrimas admiró la ennegrecida piedra de las paredes, los desgastados escalones, esa columna salomónica que dividía dos arcos de medio punto… Recordando, con nostalgia, cada instante vivido allí. Inspiró hondo, se secó las lágrimas con su pañuelo bordado y salió a la calle con la cabeza bien erguida. No sabía lo que le depararía el destino, pero algo en su interior le decía que sería bueno.

@lidiacastro79

Licencia de Creative Commons
Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License
Anuncios

17 comentarios en “La despedida

  1. Las lágrimas corrían por su cara
    mientras se despedía de aquel lugar,
    las grises piedras se tornaron más oscuras
    y el farol pareció perder luminosidad.
    Iba camino de una nueva vida,
    miró el balcón por última vez,
    se enjugó las lágrimas con decisión,
    dió media vuelta y emprendió el camino,
    un futuro incierto le esperaba
    y suplicó, en silencio, que fuera mejor.

    Muy bonita foto y descripción de una despedida. Un beso,

    Le gusta a 2 personas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s