Escondida en la herrería

Estándar

La espada reposaba sobre las llamas centelleantes y yo miraba fascinada cómo el metal adquiría un color carmesí. Mi expectación aumentó cuando el herrero la alzó al aire con la hoja al rojo vivo y la puso sobre el yunque. Después cogió el pesado martillo y empezó a atizarle con todas sus fuerzas. Se le tensaron los músculos de los brazos, al igual que las venas del cuello, que parecían a punto de explotar. Me encantaba esconderme tras las pacas de heno que estaban dispuestas entre la herrería y la cuadra. No perdía ni un detalle de todo el proceso, siempre con la esperanza de poder empuñar una de esas espadas algún día…
@lidiacastro79

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License


Anuncios

4 comentarios en “Escondida en la herrería

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s