Cavilaciones vespertinas 

Estándar

Le gustaba pasear a media tarde y notar cómo la brisa fresca otoñal le rozaba el rostro. Entre otras cosas, solía sentarse a contemplar el movimiento, casi imperceptible, de los barcos varados cerca de la costa; intentar captar con la vista la línea del horizonte que separa el cielo del mar; repasar mentalmente su vida, lo bueno y lo no tan bueno, y hacer balance; observar a los transeúntes totalmente ajenos a sus cavilaciones vespertinas e inventar historias con todo eso…
@lidiacastro79 

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License
Anuncios

15 comentarios en “Cavilaciones vespertinas 

  1. El paisaje interior resulta familiar, la ocupación de mirar sin ver hasta que el entorno real es sustituido por la imaginación y desde algún remoto rincón de la mente surge un cuento. Me encanta la foto, La elección de ByN perfecta. Un beso

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias, Carlos. Me gustan mucho las fotos en blanco y negro. Pero no quiero abusar mucho de ellas porque son un tanto oscuras, a veces sombrías, otras tristes… Normalmente, alterno fotos en b/n y en color. Es como un indicador de mi estado de ánimo. Buenos días de un sábado gris!! 🙂

      Le gusta a 1 persona

  2. La mirada fija en un punto en la lejanía.
    Un barco estaba a punto de desaparecer de su vista,
    pensó en aquella lejana tarde
    cuando él, desde cubierta, le dijo adiós con la mano
    y con la boca dibujó un “te quiero, volveré”
    pero no volvió…

    Muy bella foto, me sugiere nostalgia y melancolía.
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  3. Alguien te ha preguntado si eres tú la protagonista del relato. Aunque sea ficticio, yo soy de los que pienso que siempre dejamos algo de nosotros en las historias que contamos, obviamente en las que son reales (yo alterno reales y ficticias) pero especialmente en las que son manifiestamente ficticias, quiero pensar que se ve o se intuye nuestra mano. Solo queda añadir que aunque yo no vivo al lado del mar, me siento un poco como en tu relato porque si algo me abruma es la grandeza del mar cuando me quedo ensimismado buscando esa línea del horizonte que para mi no es cotidiana. Un abrazo y buena semana.

    Le gusta a 1 persona

    • Coincido contigo, Carlos. Yo también creo que dejamos parte de nosotros en cada escrito, relato, poesía… Quien sea capaz de escribir sin implicarse lo más mínimo que me explique cómo se hace porque yo soy incapaz de escribir algo alegre, si no lo estoy (por poner un ejemplo). Gracias de nuevo por tus palabras!! Y feliz semana para ti también!!

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s