El día que me encontré con mi doble

Estándar

Dicen que todos tenemos un doble en alguna parte… ¿Te imaginas encontrarte con tu doble por casualidad? En la calle, mientras cruzas un paso de peatones  de camino a algún lado y, de repente, ahí está, atravesando la misma calle en sentido contrario. Os miráis. Primero de forma casual, después vuestras miradas se sostienen más allá de lo socialmente permitido; incluso giráis el cuello cuando ya no os es posible seguir mirando de frente.

¿Le diríais algo? Yo, sí. No creo que dejara escapar esa oportunidad única. ¡Es mi doble! Somos iguales físicamente e incluso compartimos algo a nivel psicológico ¿no? En ese caso, me caería bien, seguro. Y no es una cuestión de pedantería, es que creo que os pasaría a todos. Y si hay alguien que no se cae bien así mismo, que vaya pidiendo hora a un terapeuta porque seguro que tiene algún trauma personal por resolver.

Pues resulta, que esto es lo que pensaba hasta hace un par de semanas, cuando me encontré con mi doble en una calle principal y muy concurrida de Madrid. Era mi primera vez en la capital y, por supuesto, aproveché la ocasión para confundirme con el resto de turistas que visitan la ciudad. Fui a la plaza del Sol, paseé por la calle Preciados hasta la plaza Callao, hice una foto al cartel de la Schwe… (ups, no sé si está bien incluir marcas comerciales, mejor lo voy a omitir); la lluvia me acompañó por mi visita al Parque del Retiro, donde me refugié en el delicado Palacio de Cristal; dediqué buena parte de mi tiempo a deleitarme con el arte que se encuentra en el Museo del Prado… En fin, ¡lo más típico!

Cuando iba camino de la Puerta de Alcalá, mientras estaba parada en uno de los numerosos pasos de peatones con semáforo, me fijé en una chica al otro lado de la calle. Llevaba un gorro de lana muy molón. A mí me gustan mucho los gorritos y con el frío que hacía me hubiera ido genial tener uno. Fue por eso que me fijé en ella, por el gorro en forma de boina, de color granate y blanco. Después de admirar el susodicho gorro trasladé mi mirada a su cara y me sorprendió descubrir un parecido asombroso a mí misma: tez morena, grandes ojos pardos, pómulos prominentes, barbilla afilada, pelo castaño y corto, escondido bajo el gorro, solo el flequillo liso quedaba a la vista. Era mi viva imagen.

Ella no pareció percatarse de mi mirada descarada pues seguía hablando animadamente con su acompañante: un joven un tanto rechoncho que cargaba con la funda de un instrumento de música; muy probablemente, una guitarra. Ella llevaba las manos libres y no paraba de gesticular, algo que yo suelo hacer mucho. Solo colgaba de su hombro derecho un bolso de piel oscuro.

Pensé que quizá formaban parte de un mismo grupo musical en el que ella era la vocal. Siempre me ha gustado cantar, aunque solo lo hago en el coche o en la ducha. Pero por cuestión de unas afonías tuve que visitar a una terapeuta de esas que tratan los trastornos en la voz, y me comentó que valdría para cantante. Fue halagador saberlo, pero no me sirvió de nada, pues mi trabajo de analista de datos no tiene mucho que ver con cantar, de hecho casi no uso mi voz en toda mi jornada laboral.

Bien, volvamos a mi doble. En ese momento, todo pasó muy deprisa. Un alud de pensamientos desbordaron mi mente. ¿Sería verdad? ¿Era mi doble o solo lo parecía? ¿Debía hablarle? Tal vez, ¿llamar su atención? ¿Acercarme a ella?

Yo estaba enfrascada en mis pensamientos, que repiqueteaban en mi mente como cientos de martillos, cuando el semáforo se puso en verde y todo aquel que esperaba quieto, empezó a moverse. Aquella chica y su acompañante, también. Venían hacia mí, no exactamente de frente, sino por mi derecha y yo seguía parada. De repente, todo el frío que sentía minutos antes se desvaneció y mis manos empezaron incluso a sudar… ¿Qué debía hacer?

Pues bien, fue tal mi estupefacción, que me quedé petrificada. No pude moverme, ni articular palabra. ¡Todo pasó rapidísimo y no supe reaccionar! Perdí la oportunidad de cerciorarme si era mi doble o solo habían sido imaginaciones mías. No creo que se vuelva a repetir esa situación una segunda vez, así que mi consejo es: ¡Si crees haber encontrado a tu doble, no dejes pasar la oportunidad!

@lidiacastro79

Entrada para participar en el Reto “Móntame una escena” del blog Literautas.

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

 

Anuncios

49 comentarios en “El día que me encontré con mi doble

  1. Wow! Quina història! És més llarga que els microrrelats a que ens tens acostumats, i tractes una qüestió força interessant. Em recordà a “L’home duplicat”, de Saramago. He llegit que tots tenim com a mínim un doble (això, al marge de la teoria quàntica). Jo he vist algú que se’m sembla, però afortunadament no sòc jo, jajaja. Per una altra banda, ara que has fet la descripció d’eixa dóna, ja tinc una lleugera idea de com eres, jajaja.

    Le gusta a 1 persona

    • Doncs, no facis cas de la descripció perquè és del tot inventada!!! Jajaja Més aviat sóc el contrari: cabells arrissats tirant a pèl-rojos, ulls castany clar i ametllats, cara arrodonida i barbeta poc prominent!! Juas, juas Ah, però si tinc una foto al perfil!! Què no l’has vista?! Mira el gravatar i em veuràs!! Jajaja

      Le gusta a 1 persona

    • I sí, és una història més llarga. De fet, abans solia fer relats curts però ara m’he aficionat als micro. Et convido a que llegeixis algun relat curt. Si entres al meu blog ho tinc organitzat amb categories en un menú a mà esquerra. Tries la categoria “relato corto” i ja em diràs què et semblen. 😊 Un petó i bon dilluns!!

      Le gusta a 1 persona

  2. Gran historia Lidia!! No sé si me cruzaré con ese doble o ese espejismo de mi, o mi otro yo, y si yo soy él, o si somos uno duplicados en esa especie de plagio que todos somos los unos de los otros. Pero te aseguro una cosa, si lo veo, le hablaré de ti, porque si no te conoce, no quiero que se pierda que existes tú (o tu doble). Enhorabuena por la entrada.

    Le gusta a 2 personas

  3. Mª Yolanda Gracia López

    YA VEO DOBLE (y no he bebido, lo juro). Tú y tus finales ¡mira para cuánto han dado! genial, Lidia. Yo creo que me hubiera ido directa a ella, a exprimirla, pero qué susto si era en todo igual a mí, aunque me caería muy bien (jua, jua)

    Le gusta a 1 persona

  4. Buena historia, Lidia.
    Yo creo que si me encontrase con mi doble más que alegría me daría yuyu…¿y si en este mundo de avances han hecho de mí un clon? jajajaj…. no se, no se… ir por ahí sabiendo que otra parte de mí puede estar haciendo ricias…ajajaj.

    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  5. Emoción, nerviosismo, indecisión… todo eso he sentido al leer tu historia de dobles.

    El hecho de que hayas escrito la historia en primera persona creo que me ha ayudado mucho a tener esas sensaciones. Era como si estuviera allí, a tu lado, viendo a tu doble ficticio. Me he encantado.

    Pero otra vez háblale (jejeje…) que no sabes cuando tendrás otra oportunidad de verla.

    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

  6. No quiero quitarte mérito Lidia, pero yo veo mi doble con relativa frecuencia y siempre coincide cuando veo una película de George Clooney, es que le miro y me digo…clavaito a mi jajaja
    Al margen de mi parecido indudable con el actor, te diré que el relato da mucho juego, es bastante inquietante y hasta podría imaginar como persigues a tu doble por las calles de Madrid, como inicio de una novela de misterio. Un abrazo

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s