Mi amigo invisible

Estándar

Cuando se aproximaba el final del trimestre, antes de las vacaciones de Navidad, en mi colegio hacíamos el “amigo invisible”. Se trataba de que a cada uno nos tocaba un compañero a quien tendríamos que hacer un regalo el último día de clase. Pero, en los días previos, debíamos dejar pistas sobre nosotros. Era algo muy divertido.

Recuerdo un año en que esa celebración fue muy especial y cambió mi vida para siempre:

Entré en el aula y fui hacia mi pupitre. Me senté con desdén, pues me tocaba matemáticas y no era mi materia preferida precisamente. Al meter las manos en el cajón para sacar el libro, algo inusual captó mi atención: ¡Era una nota! Un pedacito de papel cuadriculado, manuscrito y muy bien doblado. Lo abrí como quien manipula pólvora y lo leí.

“Hola, soy tu amigo invisible y esta es la primera pista: Soy muy tímido. Espero que esta ‘chuche’ te anime el día”.

Volví a hurgar en el cajón y encontré una gominola. Esbocé una sonrisa tonta y me comí el dulce antes de que llegara la profe.

Al día siguiente, volví a encontrarme con otra nota y, de nuevo, iba acompañada de un caramelo. La pista decía:

“Odio las mates y mi asignatura preferida son las sociales”.

¡¿Y quién no odia las mates?!-pensé.

Cada mañana me levantaba con gran entusiasmo para leer las pistas de mi amigo invisible (y comerme las chuches).

Un día la nota iba acompañada de un chupa chups de esos que te pintan la lengua. Y en la pista ponía:

“No tengo amigos y siempre juego solo a la hora del recreo”.

Esa confesión me hizo entristecer. ¿Cómo una persona tan detallista podía no tener amigos? Entonces decidí escribirle yo. Le puse que yo sería su amiga. Si me decía dónde estaba a la hora del recreo iría y jugaría con él.

Ese mismo día, después de la clase de educación física y antes del descanso, me encontré con una respuesta:

“Siempre estoy en el ático del ala norte del edificio, hay muy buenas vistas del recreo”.

¿Qué demonios hacía en el ático? No nos dejaban ir allí. Y, además, ¿cómo había podido responderme si estábamos en el gimnasio?

Aparté esos pensamientos de mi mente, las ganas de saber quién era fueron más fuertes. Así que, cogí mi bocata, mi abrigo y me dirigí al ático. Subí todos los peldaños sin respirar, cuatro pisos, hasta toparme con una puerta de madera muy envejecida que estaba medio abierta. La empujé con temor, sabiendo que estaba incumpliendo las normas, pero a la vez con expectación… ¿Quién sería mi “amigo invisible”?

El ático hacía a sus veces de almacén, con lo que estaba lleno de cajas y trastos viejos. Al fondo habían unas ventanas con los cristales muy sucios y que, efectivamente, daban al patio. Mientras estaba asomada mirando hacia abajo, una voz a mi espalda me sobresaltó.

-Gracias por venir. -Me dijo con vergüenza.

De forma instintiva me giré, pero no había nadie. Estaba oculto.

-¿Por qué te escondes?

-No sé… Es que nadie excepto tú me había hecho caso.

-No seas tonto. Quiero verte.

-¿Me prometes no salir corriendo?

-¿Por qué tendría que salir corriendo?

Al tiempo que decía eso, una figura salió de detrás de los pupitres antiguos que se apilaban en un rincón. Desde luego, no era un compañero de mi clase. Se trataba de un niño muy delgado y el color morado de sus ojeras destacaba sobre su tez grisácea. Su vestimenta me recordó a los uniformes que antaño habían llevado los alumnos del colegio. Además, su perfil estaba difuminado, como si una fina niebla lo envolviese.

Entonces, de repente, lo entendí todo: mi “amigo invisible” era un espíritu y yo tenía un don.

@lidiacastro79

———————–

Esta entrada la he escrito para la retoinvitación que me mandó mi compañero y buen amigo Carlos, espero que esté a la altura de las expectativas 😉 Le paso la retoinvitación sobre temática navideña a mi compañera de fatigas Yolanda, a quien además, aprecio mucho 🙂

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

Anuncios

37 comentarios en “Mi amigo invisible

  1. Comparto con mi tocayo Carlos que tienes un don, pero añado que también tienes un dron (con r).
    Porque con tu don y con tu dron escribes y a la vez sobrevuelas con originalidad, ternura y sorpresa el mundo que nos muestras a través de tus relatos, al punto de hacernos entrar en ellos como si fuéramos los protagonistas de tus historias. Y no vayas a pensar que lo digo a estas horas de la tarde, porque me he pasado con la crema de orujo, que por cierto me encanta. No. Lo digo sinceramente porque lo pienso. Y así me sale. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

    • Por dios!! Cómo contestar a unos halagos como los que me dedicas?!?! Jajaja Me encanta eso de que tengo un dron!! 😂😅 Me da que el efecto de la crema de orujo aumenta tu creatividad, Carlos!!! Jajaja
      Muchas gracias por tu comentario, de verdad que recibirlo me sube la autoestima por las nubes, lo aprecio en desmesura (ya sea con orujo o sin ;))
      Un abrazo 🙂

      Le gusta a 1 persona

  2. Mª Yolanda Gracia López

    Ya había yo imaginado de todo, comiéndome las uñas (que por cierto nunca me he comido) cuando aparece tu amigo en cuestión: ¡Ay, me rompes todos esquemas! ¿Así de peculiares son todos tus amigos? No sé, no sé … esa increíble habilidad que tienes para crear fantásticas historias … igual tiene algo que ver con el más allá y alguien te está echando una manita en el más acá (¡porque tu amiguete, encima, tendría poderes o enchufe con alguna musa) y, por cierto, los pelos se te quedarían de punta ¿no?
    Bueno, acepto la retoinvitación en cuestión, aunque no sé cuándo la voy a escribir (y a pensar primero, claro), porque ahora mismo no veo por aquí ningún amigo tan peculiar como el tuyo. Cosa que agradezco. Ya me lo curro yo solica.
    Gracias por la invitación, querida Lidia.

    Le gusta a 2 personas

    • Jajaja Si me encuentro con un espíritu algún día serás la primera en saber cómo me quedo jajaja Petrificada cuanto menos!! Solo de pensarlo ya se me ponen los vellos de punta. Que escribirlo es muy fácil pero vivirlo…
      No te sientas obligada con esta retoinvitación ni mucho menos. Tranquilaaaa jajaja Me hizo gracia y me apetecía retoinvitarte 😉
      Lo que dices de la ayuda, nunca se sabe, creo que a todos nos echan una mano desde el más allá, pero hay quien la capta y la aprovecha mejor jajaja 😉
      Un abrazo domingueroooo 😊😘😘

      Le gusta a 1 persona

  3. Estava segur d’haver llegit aquesta publicació, però no sé on tenia el cap que m’oblidí de comentar-la.
    Sols he jugat al amic invisible una vegada, a l’escola. Fou molt divertit vore el meu amic intrigat, perquè no podia endevinar que era jo, jajaja.
    Al principi em va arrivar a l’ànima el teu escrit; pensí que era el principi d’una gran amistat. Després, però, vaig sentir una cosa molt estranya, com un tremolor que m’ha recorregut tot el cos.
    Una forta abraçada, Lidia!

    Le gusta a 2 personas

  4. Lo que me extraña, Lidia, es que si era tu amigo invisible, se te presentara aunque fuera envuelto en un halo de niebla, lo suyo hubiera sido hablar sin dejarse ver, que el misterio hubiera durado para siempre.
    Ahora mismo estarías dudando todavía… ¿quién de tus compañeros era y donde se mantenía escondido para que no le vieras? ¿sería aquél de los ojos azules que te hacía ojitos o mas bien sería el tímido del pupitre del fondo? ¿o sería la niña cojita a la que insutaban que quería que fueras su amiga y no sabía cómo pedírtelo? ¿Ves? si no se llega a presentar, te hubiera quedado la duda para siempre.
    Estupendo relato, como siempre, con tu toque personal, gracias.
    Un abrazo y feliz Navidad.

    Le gusta a 1 persona

  5. Una monada de historia, Lidia. Aunque me has despistado, porque me imaginaba un giro… no sé… de repente estar en Hogwarts, o que salieran los críos de “El orfanato”, o… No. Esta vez has sido buena con los lectores y no nos has dejado culitorcidos 😀 😉

    Le gusta a 1 persona

  6. ¡Qué buenísimo historia, Lidia! Y de los comentarios, ¡ni hablar! ¡Son todos muy simpáticos!
    Acá todavía se practica ese juego, pero lo llamamos “El amigo secreto”.
    ¡Que tengas unas felices fiestas de fin de año y vivas una hermosa Navidad junto a tu familia!
    Besos.

    Le gusta a 1 persona

    • Muchas gracias!!! 😊 Sí, es cierto! Tengo unos seguidores que no los merezco y es que me dedicáis siempre unos comentarios tan bonitos que me emocionáis!! 💓💓
      Igualmente, SariCarmen! Deseo que la magia de la navidad llene tus días. 🌟🌟 Disfrútalas con la agradable temperatura que tenéis allá!! 😉
      Besos enormes!! 😘😘

      Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s