Aprendiz de mago

Estándar

Este año mi padre se ha empeñado en enseñarme el oficio. Dice que algún día heredaré el negocio y tengo que conocer todos los aspectos para controlarlo.

A finales de año esto es un hervidero. Sacos y más sacos llenos de cartas que se agolpan por todas partes. Los pajes reales nos las van trayendo. Miles de cartas, tal vez millones. Procedentes de todos los rincones del planeta. Le acabo de proponer sustituir tanto papel por correo electrónico, pero no me ha querido escuchar. Dice que no todo el mundo tiene acceso a internet y además, qué sería de los pajes y sus familias, se quedarían sin trabajo.
En fin, nada de cambios en el sistema de pedidos. Por cierto, cada carta viene con un sinfín de peticiones. Según mi padre, cada vez es más difícil satisfacer las exigencias de los clientes. El tema de los juguetes y la tecnología está resuelto, nuestros contactos en Oriente nos proporcionan los mejores precios (no siempre la mejor calidad, pero ese es otro tema).

Lo complicado es cuando te piden cosas como que se acaben los exámenes o que vuelva su perro de entre los muertos… Es comprensible el error. Nos llamamos “magos” pero en realidad no realizamos esa clase de magia. Otra de mis propuestas es un cambio de nombre del negocio, para no crear falsas expectativas. Pero mi padre se ha negado en rotundo, “No voy a cambiar un nombre que ha funcionado durante siglos”, me ha dicho furioso. Creo que se ha arrepentido de llevarme con él al trabajo y a media mañana me ha mandado otra vez a la escuela. Me ha dicho que voy a tener que estudiar para ganarme la vida porque no me ve futuro en el negocio familiar. 

@lidiacastro79 

Entrada escrita para participar en el concurso del blog El poder de las letras

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

Anuncios

25 comentarios en “Aprendiz de mago

  1. Se trata de un negocio muy antiguo y cuesta vencer las inercias frente a las innovaciones. Comprendo el clasicismo del negocio pero creo que el correo electrónico terminará por ser aceptado y con el tiempo los camellos serán sustituidos por motoristas primero y drones después y otros cambios de ese pelaje. Pero lo único que no puede cambiar es la ilusión, esa no debe faltar nunca. Y perdurará, te lo digo yo. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

  2. ¡Jojojo! (risa tipo Papá Noel, de la competencia)
    Lo de los juguetes orientales y el precio, sublime. Que el propio empresario-cortina de humo para los Reyes esté en contra de la robolución, es curioso… Y una propuesta para el nombre: Republican@s Ilusionistas, por eso del progreso político y la racionalidad, más acorde con los tiempos actuales.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s