La luz del atardecer 

Estándar

La luz del atardecer bañaba los sillares de la muralla dejándolos dorados. Esos muros que me protegían y a la vez me hacían prisionero… No creí que acabaría mis días en esta isla sin ver mundo. Siempre quise embarcar y surcar los mares a lomos de un navío. Pero mis deseos se han convertido en sueños. Sueños rotos por la realidad que me ha tocado vivir. El único consuelo que me queda es el gozo de observar todos los atardeceres desde mi posición privilegiada. Y es que ser un cañón de muralla me permite tener unas vistas únicas del horizonte. 
@lidiacastro79 

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License
Anuncios

25 comentarios en “La luz del atardecer 

  1. ¡Al menos puede echar a volar su imaginación, sentir la fuerza de la lluvia, del viento, del calor, mientras se maravilla cada atardecer! Nació prisionero de su cuerpo y de su función…, sólo puede aceptarlo y soñar…
    ¡Muy bonito, Lidia!
    Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s