Perspectivas

Estándar

blog

En cuanto me vio en el suelo vino directo hacia mí. Me observó desde arriba unos segundos y se agachó hasta quedar a mi altura. Se acercó tanto, que pude ver incluso los pelos que le asomaban por la nariz. Entonces me alzó con todas sus fuerzas; sentí sus manos cálidas pero ásperas cogiendo mi frágil cuerpo. Con ese gesto me estaba condenando a morir y es que las flores no sobrevivimos mucho después de ser arrancadas.

@lidiacastro79

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License
Anuncios

57 comentarios en “Perspectivas

  1. ¡Sorprendiéndome siempre! Además me provoca ternura mezclada con algo de dolor. Son tan hermosas todas las flores, hasta las más humildes y sencillas como las de las malezas, que a veces resulta inevitable no desear cortarlas para lucirlas y apreciarlas en todo momento, en medio de un florero. Un tanto egoísta el deseo, ya lo sé.
    ¡Un gran abrazo, Lidia!

    Le gusta a 1 persona

  2. ” Las flores son apacibles para mirarlas. No tienen emociones ni conflictos” . -Sigmund Freud. Así nos baja del cielo ese dichoso Freud. Me encanta lo que has escrito. Y siempre no esperas el final así como tu lo escribes. Un beso.

    Le gusta a 1 persona

  3. Jo mai no arrenco una flor. És més: fin i tot em fa por trepitjar-les. Si m’agrada el seu color, en tot cas li faig una foto; si m’agrada la sea olor, l’olore allí. Cada cop que veig algú arrencant una flor perque li agrada, em bulleix la sang, perquè l’estan matant. Em fan recordar la història de Salomé, que al ser rebutjada per l’home a qui ella estimava demanà el seu cap.
    Una forta abraçada i bona nit, Lidia!

    Le gusta a 1 persona

  4. ¡Pobrecilla. la flor! Donde esté una flor en su estado natural que se quiten los jarrones llenos de flores adornando nuestras casas. Deberíamos contar más historias como ésta, Lidia, para ver si así lográbamos crear un mundo más respetuoso con el medio ambiente en general.
    Me ha gustado mucho como te ha quedado esta historia llena de sensibilidad.
    Un beso.

    Le gusta a 1 persona

      • Bien, en realidad, va por el sentido del dolor como reflejo evolutivo (en base a la existencia de sistema nervioso) que permite la reacción de huida o lucha, a grandes (y muy resumidos) rasgos… Y como los vegetales no pueden huir ni luchar (las plantas carnívoras no valen :D), sería una p*t*d* que tuvieran sentido nervioso.
        Ya me callo, ya… 🙂

        Le gusta a 1 persona

      • En efecto… a ver qué hacía un vegetariano como yo. Por cierto, pregunta alcahueta cotilla metomentodo: eres macrobiótica vegetariana o incluyes carne y pescado (no, no voy a proselitizar, no me va eso… es simple curiosidad ;))
        PS: Como me has dicho que hable… has abierto la caja de Pandora (es una metáfora misógina, lo sé :))

        Le gusta a 1 persona

      • A ver, acahueto, he sido ovo lácteo vegetariana, vegana y ahora soy macro sin carne, ni lácteos, ni azúcar, ni alcohol… sin tóxicos, vamos! Pero de vez en cuando como pescado y huevos (aunque intento que sean de pesca salvaje y de gallinas eco, respectivamente). Mi dieta se basa en legumbres, cereales integrales, frutas y verduras de temporada, muchos frutos secos y semillas, algas…
        Espero haber saciado tu curiosidad!! Jeje 😅 😉 Nos podemos pasar recetas, si quieres! Jajaja 😂 😜

        Le gusta a 1 persona

      • Sí, completamente saciada 🙂
        No, es que macrobiótica no quiere decir obligatoriamente vegetariana, aunque se tiende a confundir por los que no la practican… quería saber, ná más 😉
        Por mi parte, soy ovolacteovegetariano, aunque la leche, la verdad, es que bebo muy poca (algún queso y algún cortado cuando no tienen leche de soja en el bar de turno :D), y huevos, como tú, de gallinas eco y tal. Hale, confesados estamos!

        Le gusta a 1 persona

      • No, lo cierto es que como muy pocos lácteos. Ya te digo que el ocasional café (y no tomo mucho, la verdad, unos tres a la semana o cuatro máximo) y muy poco queso (los yogures los como de soja también), o sea que…

        Le gusta a 1 persona

  5. Tu poema, Lidia y los comentarios que he leído me recordaron el bello poema de Baldomero Fernández Moreno y que quiero compartir…
    “Setenta balcones hay en esta casa,
    setenta balcones y ninguna flor.
    ¿A sus habitantes, Señor, qué les pasa?
    ¿Odian el perfume, odian el color?
    La piedra desnuda de tristeza
    ¡dan una tristeza los negros balcones!
    ¿No hay en esta casa una niña novia?
    ¿No hay algún poeta lleno de ilusiones?
    ¿Ninguno desea ver tras los cristales
    una diminuta copia de jardín?
    ¿En la piedra blanca trepar los rosales,
    en los hierros negros abrirse un jazmín?
    Si no aman las plantas no amarán el ave,
    no sabrán de música, de rimas, de amor.
    Nunca se oirá un beso, jamás se oirá un clave…
    ¡Setenta balcones y ninguna flor!”
    Gracias y un abrazo!

    Le gusta a 2 personas

  6. ¡Pobre florecilla! su belleza le hace ser vulnerable… nadie coge un espino para que adorne su hogar, pero sí una hermosa flor.
    Disfruto viendo como crecen las plantas de mi jardín, las rosas mueren en su lugar de nacimiento no en un jarrón…
    Un fuerte abrazo, Lidia.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s