La bruja, la espada y la hija del herrero (9.1)

Estándar

2017-04-15 13.18.07

PARTE 9.1. LA CONTINUACIÓN

Ira y yo nos retiramos. Cuando estábamos camino de mi habitación le pregunté por los cristalianos, no quería quedarme con las ganas de conocer la última de las razas.

“Verás, Cristalia es el plano superior, se encuentra sostenido por una fuerza invisible por encima de Boscalia; su material principal es el cristal, su elemento es el aire y su número es el siete. Los cristalianos como Pater —dijo haciendo un ademán—, son gentes con un aspecto muy frágil, aunque ya sabes lo que dicen de las apariencias… ¿verdad? —preguntó de forma retórica—

Como ves, son delgados y altos, de tez pálida, pelo platino y ojos muy claros. Andan sin tocar el suelo, se desplazan grácilmente levitando. Siempre visten túnicas de seda blanca o azul, que hacen aumentar esa sensación de ingravidez. Pero, como te he dicho, nunca te dejes engañar por la apariencia de un cristaliano, pues están en el último escalón de la evolución, son muy fuertes e inteligentes y son los únicos que han conseguido la luz auténtica, de ahí que sus cuerpos, casi translúcidos, parecen estar rellenos de esa luz. Su fuerza no se basa en el aspecto físico sino en algo menos perceptible. Con su mente son capaces de vencer al más poderoso de los mortales. Entre ellos no necesitan hablar para comunicarse, utilizan la telepatía para mantener una conversación. Y aunque tienen la capacidad de leer todas las mentes, ellos pueden elegir quién lee la suya.

No duermen y tampoco comen, puesto que sus cuerpos están tan evolucionados que no se degradan, ni pierden su fuerza vital. Lo único que necesitan es su práctica diaria meditativa para mantener en equilibrio su energía. Y sus vidas pueden durar mucho, como un montón de vidas mortales juntas. Cuando a uno de ellos decide ha llegado su hora simplemente se desvanece la energía que hay en su interior y se funde en el gran océano de la luz. Su única función es guiar, dar luz, a aquellos que lo necesitan. Gracias a los cristalianos pudimos hacer frente a los colonos en la primera invasión, sin ellos los humanos hubiéramos desaparecido y los boscalianos probablemente, también.”

¡Vaya! Era extraordinario todo lo que acababa de aprender sobre las razas existentes. Entonces recordé algo que siempre repetía mi padre: “Los humanos somos la especie más avanzada por eso ocupamos un lugar privilegiado en la creación.” ¡Cuán equivocado estaba!

— Bueno, ahora toca dormir. Mi habitación es aquella —dijo Ira señalando hacia unas cuantas puertas más allá— Qué descanses. Mañana empezaremos con tu entrenamiento. 

“¿Entrenamiento? ¡Vaya! Ahora no podré dormir pensando en eso” —dije para mí cuando ya estaba metida en la cama.

Pero estaba tan cansada que no pude evitar cerrar los ojos y dejarme llevar. Mi último pensamiento, antes de caer en las manos de Morfeo, fue para mi familia… tan lejos de mí, tan lejos de la luz; viviendo en las tinieblas de la historia de la humanidad.

@lidiacastro79

Puedes leer la anterior: AQUÍ

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License
Anuncios

25 comentarios en “La bruja, la espada y la hija del herrero (9.1)

  1. 👏👏 me había perdido la última entrega,pero ya me he puesto al día. Me encanta cómo describes las distintas razas, me transporta a otro mundo que tú sabes.
    Me está gustando muchísimo esta heroína, a ver qué tal en el entrenamiento 😉

    Le gusta a 1 persona

  2. Interesante descripción de los cristalianos… como parecía, unos seres diferentes y mágicos, extraños e intrigantes. El final de la explicación de los tres planos y sus habitantes es satisfactorio, sí 😉 Ahora bien, tenemos que saber más de sus poderes, porque rechazar a los tales “colonos” no parece moco de pavo 🙂
    Una cosilla. Sobre las rayas de diálogo y tal, que sé que te gustan mogollón 😀 Cuando se termina un párrafo del parlamento del personaje, no hay que poner raya de diálogo, y si sigue en otro párrafo, hay que poner las comillas esas de » (no es el signo de mayor que dos veces, hay un símbolo especial)
    Hale, a por la siguiente, que Helenna (sí, es Helenna, no me vas a convencer) tiene que entrenar 🙂

    Le gusta a 1 persona

  3. Demasiado puros esos cristalianos, sin vicios, sin necesidades físicas, un poco aburridos ¿no? Aunque tienen su morbo, ¿cómo se les conquista? por la comida no… ya veo.
    Que está muy bien la historia, Lidia, la seguimos con atención…
    Besitos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s