Inconsciente 

Estándar

Cuando desperté estaba en un zulo oscuro y húmedo, me sentía aturdida y había perdido la noción del tiempo. No llevaba mi ropa, sino una bata de hospital. Me sorprendió un fuerte dolor en el costado derecho y me llevé la mano de forma instintiva hacia allí. Palpé, con gran temor, una cicatriz reciente, burdamente cosida. Un terror irracional se apoderó de mí y el inconsciente me llevó de nuevo…
@lidiacastro79 

 

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License
Anuncios

49 comentarios en “Inconsciente 

  1. ¿Pero qué le has hecho a esta pobre? ¿Qué le habrán metido en el costado? 😦
    Un apunte: en un fragmento cortito, tienes dos adverbios acabados en -mente, que no me molan, sobre todo porque crean cacofonía con “inconsciente” para mi gusto 😉
    Por otra parte, ese “Pude palpar”… ¿y si lo cambias por “Palpe”, así, tal cual. El verbo poder quita algo de fuerza a las frases utilizadas, más bien breves y tajantes.
    ¡Venga, ya te he dado la brasa un rato! ¡Abrazotes!

    Le gusta a 2 personas

  2. ¡Vaya, vaya…! Un micro distinto al que nos tienes acostumbradas.
    Final abierto, suspense en el aire, angustia en el relato… ¡Genial!
    Esperemos que no le quiten ningún órgano más a la protagonista de tu texto, Lidia, porque la pobre ya está hecha un cromo, me parece a mí.
    Muy bueno, compañera.
    Besos.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s