Ella, la gata

Estándar

Durante el día podías verla subida a un árbol, indiferente, sin mostrar emoción alguna, aunque tranquila y despreocupada. En cuanto oscurecía, mejor no encontrarse con ella, con su apariencia real, pues era un espectro de la noche, segadora de vidas, ladrona de almas…

@lidiacastro79 

Licencia de Creative Commons

Mis historias y otros devaneos by Lídia Castro Navàs is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 4.0 Internacional License

 

Anuncios

27 comentarios en “Ella, la gata

  1. Jjaja, aissss, Lídia mi gato es negro como la noche y se llama Mogur, mi gata es atigrada y se llama Loki, y los dos son muy buenos. Jajaja, son adorables, mi Loki me espera en la puerta y siempre vienen detrás mío.
    Besos de luz primor.

    Le gusta a 1 persona

  2. Ya sabes que escribí un post sobre un gato que hacía cosas muy raras….y yo también las hacía claro.
    En fin, de noche cuidado no solo con las gat@s que son auténticas supervivientes, es algo que me asombra de ellas. Una vez leí que si los gatos tuviesen más tamaño, nos atacarían porque no olvidemos que son felinos. Un abrazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s